CRACKERS DE PIMIENTO Y TOMATE

 

El mundo de los crackers realmente es fascinante. Panes de todos los sabores y de todos los colores que crujen y hacen las delicias a nuestro paladar, y a nuestra necesidad de morder y cambiar texturas en la boca.

Es de lo más sencillo y práctico prepararlos y almacenar en botes de cristal bien cerrados. Muchas veces creemos que ponernos hacer este tipo de alimentos, hay que tener todo el tiempo del mundo, y solo vivir para esto, o es imposible incorporarlo en nuestra vida, pues la buena noticia es que es más fácil de lo que parece.

En este caso el deshidratado nos da toda la ventaja del mundo para guardar sin problemas que se estropee, hemos quitado el agua, las posibilidades que fermente ya no existe, así que solo tendríamos que guardar en lugar hermético para mantener el crujiente y ya lo tenemos.

Organizarse para llenar la deshidratadora también es fácil, incluso tener los alimentos para poder hacer los crakers, las bases para la consistencia son las mismas casi siempre, hemos de tener:

-Lino o trigo sarraceno

 A partir de ahí, los diferentes sabores los basaremos en vegetales y especies, así que con esto ya podríamos hacer diferentes crackers.

Hoy os traemos esta receta que es muy sabrosa, y da mucho juego para acompañar con cualquier buen paté vegetal, o como acompañamiento a una ensalada.

INGREDIENTES

150 gr de almendras activadas y deshidratadas

150gr de lino dorado

200gr de pimiento rojo

200gr de tomate

30ml de aceite de oliva

1 cucharadita de sal

 

PREPARACIÓN

Muele el lino y las almendras. Tritura el resto de los ingredientes hasta obtener un puré. Mezcla todo y unta las rejillas del deshidratador y márcalas en forma rectangular. Deshidrata a 40º-45º unas 8 horas. Dales la vuelta y déjalas unas 8 horas más.